Luzern, Luzern, Switzerland

Semper Fidelis

The Löwendenkmal was a very special place in our visit to Lucerne. The promoter of the idea was Colonel Carl Pfyffer von Altishofen, in tribute to the members of the Swiss Guard, killed in France.
The French Revolution had broken out in 1789. On 6 October the same year, King Louis XVI, his wife Marie Antoinette and her children moved from the Palace of Versailles to the Tuileries for cover.
In June 1791 Louis XVI tried to leave France and was placed under arrest by the revolutionary authorities. However, a troop of 1000 Swiss Guards had the mission to protect the king, to the end.
On August 10, 1792, revolutionaries stormed the palace, killing five members of the Swiss Guard. However, the captain got his men contained the assault.
The king took refuge in the Legislature, and was forced to ask the Swiss Guard to retire. Dürler Captain requested the written order, and when the king handed the guards left the palace, being massacred outside by the revolutionaries.
The sculpture is a tribute to those men who died serving his mission, although its construction was not without its problems and difficulties. Finally, he was solemnly inaugurated on August 10, 1821.

Read the complete story: El León de Lucerna

El Löwendenkmal fue un lugar muy especial en nuestra visita a Lucerna. El impulsor de la idea fue el coronel Carl von Altishofen Pfyffer, en homenaje a los miembros de la guardia suiza, muertos en Francia.
La Revolución francesa había estallado en 1789. El 6 de octubre de ese mismo año, el Rey Luis XVI, su esposa María Antonieta y sus hijos se trasladaron del Palacio de Versalles al Palacio de las Tullerías buscando refugio.
En junio de 1791 Luis XVI trató abandonar Francia y fue puesto bajo arresto por las autoridades revolucionarias. Sin embargo, una tropa de 1000 Guardias Suizos tenía la misión de proteger al rey, hasta el fin.
El 10 de agosto de 1792, los revolucionarios asaltaron el palacio, y asesinaron a cinco miembros de la Guardia Suiza. No obstante, su capitán logró que sus hombres contuvieran el asalto.
El rey se refugió en la Asamblea Legislativa, y fue obligado a pedir a la Guardia Suiza que se retirase. El capitán Dürler, solicitó la orden por escrito, y cuando el rey se la entregó, los guardias abandonaron el palacio, siendo masacrados en el exterior por los revolucionarios.
La escultura es un homenaje a aquellos hombres que murieron cumpliendo su misión, aunque su construcción no estuvo exenta de problemas y dificultades. Finalmente, fue solemnemente inaugurado el 10 de agosto de 1821.

La historia completa en el blog: El León de Lucerna

Semper Fidelis